sábado, 1 de agosto de 2015

CON OTRAS GAFAS / Aliento y esperanza para evitar conductas suicidas



El Teléfono de la Esperanza y la ONGD Justalegría acaban de dar un nuevo e importamte impulso al Programa Alienta, una iniciativa pionera que se lleva a cabo con la colaboración del Ayuntamiento de Málaga para prevenir las conductas suicidas entre la población. Las dos organizaciones hemos firmado un convenio con La Caixa por la cual la entidad financiera aportará 24.000 euros para desarrollar el programa en los años 2015 y 2016. El avance de esta importante acción para atender y aportar alternativas de vida a muchas personas en crisis se produce gracias a las acciones de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social de La Caixa. El suicidio, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), fue en 2014 la primera causa de muerte no natural en España, por encima de los accidentes de tráfico.
Los datos e 2012, que son los más recientes, la tasa de incidencia por cada 100.000 habitantes es en España 7,57, en Andalucía 9,32 y en Málaga 10,72. 
Hace ya un año que las dos organizaciones firmaron un convenio con el Ayuntamiento malagueño poniendo en marcha un programa piloto de prevención del suicidio en el distrito Bailén-Miraflores. El trabajo de lo voluntarios ha permitido detectar posibles conductas de riesgo, establecer una red de detección y prevención con los profesionales de trabajo social del distrito y formarlos para afrontar la ayuda a las personas que lo necesiten. 
Todo este trabajo cristaliza ahora en el Programa Alienta para la prevención del suicidio en Malaga. La buena noticia de esta semana es que ya es posible trabajar de forma constante y con un sistema organizado para llevar esperanza a muchas personas, antes de que caigan en situaciones de crisis graves.


Leer más



martes, 28 de julio de 2015

10 recomendaciones para no "perderte la vida" por mirar el móvil


Foto: www.opinionesdepsicoanalistas.com


Juan Manuel Martín
Coordinador del departamento de Psicología del Teléfono de la Esperanza

Una frase muy conocida atribuida a John Lennon es: "La vida es aquello que nos pasa mientras estamos ocupados haciendo planes." En la actualidad podríamos transformarla diciendo que es lo que nos pasa mientras andamos ocupados con nuestros dispositivos inteligentes: smartphones, tablets, portátiles...
Un smartphone de apenas 150 gramos, tiene en tan reducido espacio: teléfono, reloj, alarma, calendario, cámara, calculadora, mapas, GPS,  nos permite estar en contacto con todos nuestros amigos y conocidos, podemos mandar y recibir correos electrónicos, buscar cualquier cosa en Internet, consultar el tiempo, llevar encima toda la música que queramos, lecturas... ¿Puede haber algo más útil en tan reducido espacio?
Nunca antes hemos tenido tanta información, tantos contactos con los demás y por canales tan diversos, pero todo esto está cambiando nuestras vidas con algunos aspectos negativos que han aparecido después de esta explosión de socialización que, sin duda es algo muy positivo ya que padres e hijos e incluso nietas y abuelas pueden permanecer en contacto pese a las distancias, además de las oportunidades de ocio, consumo, contactos profesionales y oportunidades de empleo que han traído las redes sociales.

Entre los aspectos negativos que cada vez se están haciendo más patentes:

- La necesidad casi compulsiva de estar conectados en todo lugar y a cualquier hora (en el coche, el bus, caminando por la calle, en el trabajo, en reuniones familiares...)
- La inmediatez: ante cualquier mensaje, incluso antes que pensar la respuesta, ya estamos opinando con un exceso de impulsividad cuando no de imprudencia.
- Falta de concentración en tareas concretas: se vive pendiente al aviso del móvil para dejar lo que se esté haciendo por importante que sea, para saber de qué se trata.
- Creación y mantenimiento de una vida paralela en las redes sociales donde mostramos nuestra vida de forma un tanto exhibicionista: viajes, comidas, distracciones, pensamientos... (Lo último es el envío a través de whatsapp del llamado “aftersex”). 
- Falta de reflexión. En determinadas redes sociales, como Twitter, se puede "sentir la obligación" de opinar sobre una cuestión porque es una tendencia del momento, porque todo el mundo habla de eso. Opinas de un asunto que sube en la espuma de la actualidad durante unas horas y al día siguiente pasa al olvido. Esto incita a la falta de reflexión y perspectiva sobre las cosas y, lo que es peor, a opinar de forma tajante y sin un mínimo de comprobación de veracidad.

A estas alturas, no podemos prescindir totalmente de nuestro “smartphone”. Cuando salimos a la calle sin él sentimos que nos falta algo muy importante, lo cual es síntoma de dependencia. Sí, somos dependientes de este artefacto y de otros similares como las tabletas o los portátiles. Incluso ya se están tratando clínicamente estos nuevos tipos de adicciones. Por eso, tenemos que buscar una forma racional de uso más que prescindir radicalmente de ellos.
¿Vivíamos mejor hace veinte o veinticinco años cuando estas tecnologías eran impensables? ¿Eramos más libres? ¿Nuestra comunicación era más cálida y satisfactoria? ¿Estábamos mejor informados?... Pensemos también que hay generaciones que no han conocido la alternativa de vivir sin conexión a Internet, sin tablet o sin móvil.
Son muchos los consejos y recomendaciones que aparecen en distintos medios, dadas por especialistas, que nos proponen un uso más racional del teléfono inteligente, para que nuestra inteligencia humana no sucumba a la inteligencia cibernética, sino que la pongamos a  nuestro servicio. De todas estas recomendaciones,  he seleccionado una decena para que empecemos a aplicarlas en este periodo estival en el que muchos disfrutan de unas merecidas vacaciones.
Advierto que algunos amigos, familiares y conocidos se extrañarán, nos tratarán como un bicho raro e incluso en ocasiones se enfadarán con nosotros por no cumplir sus expectativas. Hay que tomarlo con humor y no preocuparse: se acostumbrarán.

1. Desactiva todas las notificaciones de las aplicaciones. Todos los móviles permiten hacer esto. Activa sólo notificaciones de SMS o de llamadas perdidas. Esto evita distracciones y ahorra batería.

2. Trata de pertenecer al mínimo número de grupos de Whatsapp, o cualquier otra aplicación de mensajería instantánea. En la mayoría de los grupos no se dice nada relevante. (Hay adolescentes que pertenecen a más de 20 grupos de Whatsapp)

3. No respondas a cada mensaje de texto en el momento que lo recibas. Date un tiempo para contestar. Empieza por fijar dos o tres momentos al día para consultar los mensajes Haz lo mismo con el correo electrónico e incluso con las llamadas de teléfono.

4. No uses el teléfono móvil cuando estés en medio de una conversación con otra persona o en una reunión y menos para contestar un mensaje de texto. Recuerda que tus acciones indican lo mucho que valoras a esas otras personas, más que tus palabras.

5. Para las conversaciones importantes, llama o queda en persona. Este tipo de conversaciones siempre deben ser tratadas a través del teléfono o, mejor aún, en persona.

6. Apágalo cuando estés haciendo algo, y focalízate en lo que estás haciendo, ya sea comer, conducir, pasear o estar con tus hijos. No te pierdas la vida por estar pendiente del teléfono móvil.

7. No lleves tu teléfono móvil siempre encima. Hay momentos en la vida que son demasiado importantes para distraerse de ellos por un mensaje de texto. Pasa un tiempo sin teléfono móvil. Haz la prueba durante un día. ¿Cómo te sientes? ¿Te falta algo? ¿Tienes ansiedad? Desconéctate por un tiempo. El mundo está lleno de sensaciones reales. Para empezar, prueba a no llevarlo a la playa. Verás como incrementas tu sensación de desconexión.

8. En vacaciones, cierra durante los primeros días los temas profesionales pendientes. Es recomendable dedicar un rato durante los primeros días de vacaciones a comprobar que todo va quedando cerrado: mensajes pendientes, entregas, etc.

9. Informar de que estaremos desconectados. Avisar que estaremos una temporada dedicados a otras actividades es otra de las recomendaciones tradicionales. Habrá entonces que programar los dispositivos con avisos automáticos de que, salvo urgencias reales, se está de vacaciones. 

10. Si hay que llevar el móvil encima, es importante adquirir el compromiso con las personas con quien se comparten las vacaciones, de prestar la mínima atención al dispositivo.

sábado, 25 de julio de 2015

CON OTRAS GAFAS / Especiales en entusiasmo


Uno de los deportistas españoles que han ido a Los Ángeles. Foto: www.rtve.es

A estas alturas del verano, el Tour de Francia y el mercado de fichajes del fútbol protagonizan la mayoría de las noticias deportivas, pero un grupo de chavales desconocidos para el gran público se ha colado este fin de semana en la atención de los medios. Se trata de unos deportistas muy especiales  que compiten en Los Ángeles. Un total de 77 jóvenes españoles, discapacitados para algunos aspectos de sus vidas, pero muy capacitados para otros, han partido a la ciudad californiana para participar en las competiciones olímpicas de fútbol, baloncesto, balonmano y, entre otras, tenis. Van ilusionados, con ganas, dispuestos a cumplir con el juramento de los 'Special Olympics': "Quiero ganar, pero si no lo consigo, dejadme ser valiente en el intento".
En España, Special Olympics se instaló en 1991 de la mano de La Infanta Doña Elena de Borbón, presidenta de honor de la organización. Se ha convertido en una plataforma de promoción y fomento del deporte para personas con discapacidad intelectual en pos de mejorar su calidad de vida. Nuestro país agrupa cerca de 16.000 deportistas y 4.500 entrenadores y voluntarios participan en 16 disciplinas 
deportivas a través de casi 500 centros distribuidos en 13 comunidades autónomas, Ceuta y Melilla. 
Todo ese trabajo constante y diario de la fundación vive su punto álgido en los Juegos Mundiales de Special Olympics que disputarán desde hoy al 2 de agosto.
Víctor Crespo, jugador del equipo español de fútbol 5, resume el sentir de sus compañeros. "Venir a Los Ángeles es una maravilla. Viajamos fuera de España, disfrutamos haciendo deporte y ojalá consigamos la medalla". Víctor pertenece al Centro Ocupacional Aluche y, a sus 25 años, se encuentra "muy ilusionado". Antes de saltar al campo, su compañero Simón transmite así su victoria en el terreno de juego de la vida diaria: "Special Olympics me ha cambiado la vida. La gente me dice que me puedo dedicar al deporte y me quedo con la amistad que me aporta un deporte de grupo donde colaboras con más gente". Simón "es más de Isco" y Víctor "de Felipe Reyes". Los dos, y el resto de la expedición española, son modelos y ejemplos a seguir por miles de chavales com ellos. Enhorabuena a estos sembradores de esperanza.

Ver el video:

Juegos Olímpicos Especiales, una bonita iniciativa que no para de crecer


Leer más: Unos deportistas muy especiales



jueves, 23 de julio de 2015

15 actividades para mejorar la salud emocional en otoño




Durante los meses de julio y agosto, el Teléfono de la Esperanza de Málaga interrumpe su actividad de impartición de cursos, talleres, seminarios y grupos de desarrollo personal, todo ello en el campo de la mejora de la salud emocional. A partir de septiembre, retomamos con fuerza las actividades, que podéis ver en este cartel.
A continuación, os dejamos los enlaces a las diferentes actividades del mes de septiembre. En cada uno de ellos, encontraréis más información (días y horarios) y la posibilidad de inscribiros. También se inscriben los participantes llamando al 952/652651 (de 10 a 14 horas).

Esta actividad reúne cada martes a un grupo de mujeres que han sufrido malos tratos y les permite afrontar lo sufrido en compañía de otras con la coordinación de una experta. 

El año pasado tuvimos la suerte de tener entre nosotros a 
Vivienne Rauber, psicóloga y directora del Instituto de Psico-Terapia Energética (TEO) en Zurich (Suiza). El salón de 'Villa Esperanza' se llenó de personas que aprendieron la técnica creada por esta experta para afrontar y superar los problemas emocionales y para tener una vida más equilibrada en general. Volverá en septiembre. 


15 de septiembre. Taller de 'Superación de Duelo'. 
Grupo de personas que afrontan la muerte de un ser querido. Aprenden a vivir las diferentes etapas del proceso de duelo y elaborar el recuerdo.

17 de septiembre.  Taller de 'Supervivencia al Suicidio'. Se trata de ayudar a personas que han vivido suicidios o intentos de suicidios en sus entornos familiares o que ellas mismas intentaron quitarse la vida.

18 de septiembre. Grupo 'Entre Jóvenes'. 
Es un grupo de jóvenes que se reúne para aprender a manejar sus emociones y sentimientos en un ambiente de respeto y cordialidad.

19 de septiembre. Grupo 'Ente Amigos'. 
Grupo de personas que asisten a charlas de salud emocional y diversas actividades de ocio.

Este va dirigido solo a las personas que se están formando como voluntarios del Teléfono de la Esperanza para atender por teléfono a las personas en crisis. Este seminario es una de las tres fases del periodo de formación.

Aprendizaje para mejorar a relacionarnos con nosotros mismos y los demás, ya que en estas dos relaciones está la mayoría de las alegrías y sufrimientos que vivimos.

25 de septiembre. Taller de 'Bioenergética'.
Trabajo con el cuerpo y la mente para resolver problemas emocionales y ganar vida en plenitud.

26 de septiembre. Taller de 'Aprendiendo a vivir en atención plena'. Lo celebramos por primera vez. Es una sugerente apuesta para vencer las rutinas del día a día, aprendiendo a enfocar las tareas cotidianas y las relaciones con los demás de una forma enriquecedora.


martes, 21 de julio de 2015

5 consejos para no discutir con la pareja en vacaciones


Foto: www.republica.com


Victoria Souvirón. Psicóloga y periodista. Voluntaria en el Teléfono de la Esperanza

Nos pasamos el año entero anhelando que lleguen las vacaciones. Pero cuando ya están ahí, muchas veces el sueño se convierte en pesadilla y dedicamos nuestros días de descanso a discutir con la pareja por cualquier cosa sin importancia o, incluso, sin apenas dirigirnos la palabra, porque seguimos funcionando con ese piloto automático del resto del año que se alimenta de estrés, problemas de trabajo, atención a los hijos y, en definitiva, de falta de tiempo para comunicarse y mantener viva la chispa de la relación.
Las estadísticas dicen que el mayor número de rupturas se produce precisamente después del verano, tras esas vacaciones en las que afloran todos los problemas que se dejaron a un lado mientras se estaba inmerso en la rutina diaria. Sin llegar a esos extremos, es muy posible que durante las vacaciones surjan situaciones que, de no gestionarse bien, pueden aguarnos la fiesta.
Toma nota de los consejos que te damos desde el Teléfono de la Esperanza para evitar discusiones con la pareja durante las vacaciones y disfruta de buenos momentos de relax y diversión:

1.- Sé flexible con los gustos del otro/a. Ir a la playa o a la montaña no es cuestión de estado. Muchas veces existen gustos diferentes a la hora de elegir dónde se va de viaje. En lugar de salirte a toda costa con la tuya o de ir a disgusto a un destino que no has elegido, intenta llegar a un acuerdo. Es más fácil de lo que parece, si pones de tu parte. Seguro que cerca de la playa, hay bonitas rutas de senderismo. O en la montaña, hay un lago para darse unos baños. Si se busca el lado positivo, siempre se encuentra.

2.- Los móviles no son para el verano. Trata de desconectar lo más posible del móvil y las redes sociales. Aprovecha las vacaciones para conversar con tu pareja y olvídate del Whatsapp por unas horas al día. Un buen momento para recuperar la comunicación es, por ejemplo, después de la cena, cuando los niños ya se han acostado. Regálate todas las noches un rato de conversación en la intimidad, mientras disfrutáis de la luna y las estrellas.

3.- Si surge una discusión, céntrate en el conflicto presente, en el hecho que ha generado el descuerdo. En la mayoría de las peleas, el origen es un asunto insignificante, pero va subiendo de tono con reproches y rencillas del pasado. Trata de evítarlo. Si la fricción surge, por ejemplo, de comer en casa o fuera, no amplíes la onda expansiva a defectos o maneras de actuar que te molestan del otro/a.

4.- Que el reloj no marque las horas. A lo largo del año vivimos demasiado pendientes de los horarios. En vacaciones, date un respiro y deja que el tiempo pase. No te angusties ni te enfades con tu pareja si llegáis más tarde a los sitios, si la puesta del sol os coge en la playa o si un día se os pegan las sábanas. Vivir sin prisas es un poderoso antiestrés.



5.- No renuncies a tus actividades favoritas. Los días son largos, así que también puedes dedicarte un espacio propio para hacer algún plan no compartido con la pareja. Si a ti te gusta montar en bicicleta un rato todos los días y tu pareja prefiere tomar el aperitivo con los amigos, es muy saludable que cada uno haga aquello que le apetece, sin obligar al otro. Ambos volveréis de buen humor y el reencuentro será más satisfactorio.