sábado, 18 de octubre de 2014

CON OTRAS GAFAS / Dar voz a los discapacitados intelectuales

     
                    


'Cuando bailo, me siento libre y con ganas de trabajar'. Quién se expresa de esta manera tan espontánea es Guille, bailarín y profesor de danza. Además de él, Diego, Chechu, Virginia, Javier y Silvia ofrecen sus voces en este trailer, un vídeo muy especial que da voz a personas como tú y como yo, pero con necesidades de atención diferentes. Son discapacitados intelectuales y jóvenes con problemas de desarrollo. Aparecen en el documental 'Otras voces', que promueven FEAPS, la federación de asociaciones de personas con discapacidad intelectual de Madrid, y la Fundación Repsol. Cuentan como el baile, la poesía o la pintura contribuyen a su desarrollo y crecimiento personal.
La buena noticia nos llega este sábado de la mano de la solidaridad. La de los promotores de esta excelente iniciativa de inclusión cultural que tejen una red de esperanza hacia un sector de población a menudo olvidado y que solo pide oportunidades para ser felices en la vida. 


'Otras voces', dando protagonismo a los ignorados


viernes, 17 de octubre de 2014

Charla 'El guión de vida' en el grupo 'Entre Amigos'



El grupo 'Entre Amigos' vuelve a reunirse este sábado a partir de las 18.30h de la tarde en nuestra sede, 'Villa Esperanza'. En esta ocasión, Enrique Romero dará la charla titulada "El guión de vida".
Posteriormente, el calendario de reuniones proseguirá los sábados 1 y el 15 de Noviembre. La fotografía refleja la masiva asistencia a la primera sesión de este curso.
Os recordamos que 'Entre Amigos' es un espacio de convivencia y amistad para todas las personas que lo deseen en el que la aceptación de cada uno es un pilar fundamental.


martes, 14 de octubre de 2014

Los psicofármacos no son la receta milagro


Foto: Editorial Ariel

Victoria Souvirón, psicóloga y voluntaria en el Teléfono de la Esperanza

Hay dolores que no se curan con una pastilla. A lo largo de la vida, las personas pasamos por etapas de crisis, ruptura, pérdida, problemas económicos o familiares que nos generan un gran malestar. Por desgracia, estas situaciones no se superan con un medicamento, como si de un dolor de muelas se tratara, sino con un trabajo personal en el que el tiempo, la actitud y el apoyo de los seres queridos son los principales ingredientes de una receta que, a la larga, ofrece los mejores resultados.
En su libro ¿Somos todos enfermos mentales? Manifiesto contra los abusos de la Psiquiatría (Ed. Ariel), el prestigioso psiquiatra estadounidense Allen Frances ha lanzado la voz de alarma contra el sobrediagnóstico y el exceso de psicofármacos que se dan en la sociedad actual para tratar las dificultades de la vida diaria. Como psicóloga del Teléfono de la Esperanza, llevo tiempo observando este fenómeno con preocupación. Aquí escuchamos y atendemos a personas que toman altas dosis de antidepresivos y ansiolíticos para sobrellevar un divorcio, el desempleo o la falta de comunicación con los hijos. Sin restar importancia a su sufrimiento, la mayoría de estas personas no padecen un trastorno mental ni necesitan ingerir un cóctel de psicofármacos para solucionar sus problemas, pero han recibido un diagnóstico de enfermedad psiquiátrica y una receta de pastillas que, posiblemente, tenga más inconvenientes que ventajas.
Allen Frances lo explica con meridiana claridad: “Nuestra sociedad se está volviendo cada vez más perfeccionista. No alcanzar la felicidad o no conseguir una vida libre de preocupaciones se traduce demasiado a menudo en una enfermedad mental”. 
El autor sabe bien de lo que habla, porque fue director del Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales (DSM IV), el más utilizado en Estados Unidos y Europa. En sus páginas, entona el mea culpa y asume sin tapujos su cuota de responsabilidad en los excesos que se han cometido en los últimos tiempos en el campo de la Psiquiatría. Va más allá y alerta de las próximas epidemias de patologías psicológicas que traerá consigo el nuevo DSM V, publicado recientemente. Si nos descuidamos, advierte el experto, pronto seremos todos enfermos mentales por olvidar dónde pusimos las gafas, por llorar más de dos semanas la pérdida de un ser querido o por tener cambios repentinos de humor. Además, y esto es posiblemente lo más importante del libro, 
señala directamente a las multinacionales farmacéuticas como las impulsoras de una gigantesca campaña mundial para el consumo masivo de psicofármacos, en su desmedido afán por generar beneficios multimillonarios a costa de la salud mental de la población.
Frente a tanta benzodiacepina y tanto antidepresivo recetados alegremente, convendría recuperar el sentido común y gestionar las emociones dolorosas con esa otra receta artesanal, que se elabora a fuego lento y que incluye tomar conciencia de lo que nos pasa, buscar nuevas fórmulas para volver a despertar la ilusión en nuestro interior, llevar a cabo un proceso de crecimiento personal y contar con el apoyo de quienes nos aprecian. Solo así y no atiborrándonos de pastillas, lograremos superar los obstáculos que nos salgan al paso en el camino.

Allen Frances ha escrito mucho sobre estos asuntos en su blog