lunes, 1 de septiembre de 2014

Ayuda al teléfono asistiendo el 24 de septiembre a su gala benéfica en el Teatro Alameda




Enero, mayo y septiembre. Tres galas este año 2014. Como nuestra labor de ayuda crece cada temporada, no paramos de celebrar eventos para recaudar fondos. Para destinar a nuestros cursos, talleres, grupos de autoayuda y gastos de funcionamiento en nuestra sede. La próxima gala es el 24 de septiembre. Ese día, a las 20.00h, el grupo de teatro 'El Carromato' pondrá en escena sobre las tablas del Teatro Alameda de Málaga 'La venganza de Don Mendo', una desternillante comedia del dramaturgo Pedro Muñoz Seca, que nunca pasa de moda. Lleva muchas generaciones, casi todo el siglo XX y lo que va del XXI, haciendo reír a carcajadas a la gente. 
Si quieres pasar un buen rato, llama al teléfono 952/652651 o acude a nuestra sede en la calle Hurtado de Mendoza, 3 y reserva tu entrada antes de que se agoten.


sábado, 30 de agosto de 2014

CON OTRAS GAFAS / Calidad de vida para enfermos de Alzheimer


Foto: Alejandro Kurchik

La buena noticia de esta semana nos llega de la mano de los enfermos de Alzheimer. Concretamente, los de Fuengirola, en la provincia de Málaga. A partir del lunes 1 de septiembre cuentan con la Unidad de Estancia Diurna 'Adolfo Suárez'. El centro se ha hecho gracias a una inversión de 1,7 millones de euros desembolsados por CEAFA, que es la Confederación Española de Asociaciones de Enfermos de Alzheimer, la Diputación Provincial y el Ayuntamiento de Fuengirola. 
El edificio consta de dos plantas, tiene una superficie total de 1.713 metros cuadrados y su interior está distribuido por áreas asistenciales y con espacios diferentes según el estado de los enfermos. La puesta en marcha de este proyecto llevará una importante mejora en la atención a los afectados por la llamada 'enfermedad del olvido' y supondrá un respiro para numerosas familias de la zona que tienen que hasta ahora asistían con los medios que ellos y la asociación podía facilitarles, pero sin un espacio de calidad donde pasar la jornada. Se calcula que en el municipio hay unos 2.000 afectados por este enfermedad.
El proyecto del centro ha tenido en cuenta todos los detalles para aumentar la calidad de vida de estas personas. Uno de ellos es el de los sensores para detectar caídas o desvanecimientos de los internos en los baños. 
Es una iniciativa que ha unido a familiares, asociaciones y administraciones logrando generar un resultado prometedor en forma de centro de estancia diurna. La esperanza de una vida mejor para los afectados y sus familiares es cercana y real.

viernes, 29 de agosto de 2014

Volver a la ‘cruda’ realidad





Victoria Souvirón es psicóloga y voluntaria en el Teléfono de la Esperanza

Termina agosto. Los días ya empiezan a ser algo más cortos y la luz anuncia la llegada del otoño. Para la mayoría supone la vuelta al trabajo, a la rutina, a todos aquellos problemas que dejamos aparcados cuando nos fuimos de vacaciones y que nos están esperando con la operación retorno. Resulta muy común que, después de los meses estivales, nos sintamos faltos de energía y sin ganas de retomar las obligaciones diarias que nos toca afrontar de nuevo. Se trata de un breve periodo de adaptación lógico que, sin embargo, en ocasiones se agrava, generando un hondo malestar psíquico y emocional.
Como cada año, en estos días los medios de comunicación hablarán hasta la saciedad del síndrome postvacacional, que afecta, según estudios recientes, al 60% de los españoles. Este síndrome se caracteriza por sentimientos de irritabilidad, angustia, estrés, apatía o, incluso, depresión ante la incorporación laboral después de haber desconectado por unos días. Otra noticia típica de estas fechas es el aumento de los divorcios a la vuelta del verano. Se calcula que el 28% de las rupturas de pareja se producen tras el periodo vacacional, ya que es en este tiempo cuando las familias pasan más tiempo juntas y afloran los problemas que durante el invierno estaban latentes.

Escucha y apoyo
También con la cercanía del otoño, se agudizan muchas veces los síntomas de depresión, ansiedad o soledad, llegando en algunos casos a constituir lo que se denomina en psicología Trastorno Afectivo Estacional (SAD). La reducción de horas de luz afecta a los ciclos circadianos de vigilia-sueño y a algunos neurotransmisores cerebrales, como la serotonina, llamada también hormona del bienestar.
En definitiva, para muchas personas septiembre es un mes de crisis, de conflicto, en el que la visión de los problemas y dificultades de la vida se torna más oscura y pesimista. 
De hecho, en el Teléfono de la Esperanza advertimos cada año en esta época un considerable aumento de llamadas de personas que necesitan ser escuchadas acerca de sus preocupaciones y desvelos emocionales. 





Aceptar y prorizar tareas
Para combatir la tristeza y el desánimo, recuperar la motivación perdida y salir airoso de este comienzo de curso es importante aceptar la realidad desde una actitud, ante todo, positiva. En lugar de lamentarse porque hay que volver al trabajo y empezar a calcular cuándo será la próxima vez que toque irse vacaciones, es mejor sentirse agradecido y reconfortado por haber disfrutado de unos días de descanso y relax. 
La acumulación de tareas pendientes sobre la mesa de la oficina debe afrontarse sin sufrir ansiedad. Es bueno establecer una serie de prioridades. Hay que ser consciente de que uno no puede ponerse al día nada más llegar. Además, posiblemente, en las primeras jornadas se tenga bastante falta de concentración, pero es algo absolutamente normal, así que hay que tomarlo con calma. Las personas que no tienen empleo pueden, en vez sentirse frustradas, ver en esta etapa del año el principio de nuevas oportunidades para buscar trabajo, ya que después del verano el mercado laboral retorna a la normalidad y empieza a moverse.

Retorno gradual
También resulta muy útil volver a la rutina de forma gradual. Recuperar poco a poco los horarios habituales para que el impacto de tener que madrugar y acostarse más pronto no provoque alteraciones de sueño. Una alimentación sana y hacer ejercicio al aire libre contribuyen a recuperar esos ritmos de la vida diaria que durante las vacaciones se han descuadrado por completo. Si los conflictos familiares o personales están a flor de piel, quizá sea bueno esperar un poco a que las cosas vuelvan a su cauce antes de tomar decisiones drásticas.   Ser consciente de  que septiembre trae consigo la melancolía, como las hojas que caen de los árboles, es un pensamiento que aporta tranquilidad y una mayor estabilidad emocional a quienes la llegada de septiembre les afecta de forma especial en su estado de ánimo.